Trump responde a Madonna: “Es una asquerosa”


IGNACIO GOMAR
“Honestamente, es asquerosa. Creo que se hace daño a sí misma y hace daño a esa causa”, respondió el presidente Trump cuando le preguntaron por el discurso de Madonna en la marcha de las mujeres el pasado día 21 en Washington. Un evento al que acudieron las cantantes, actrices y presentadoras más famosas de Estados Unidos, pero en el que Madonna se llevó todo el protagonismo cuando proclamó que había pensado “más de una vez en volar por los aires la Casa Blanca con tres jodidas bombas”. Esa afirmación seguía con un “pero sé que eso no cambiaría nada. No podemos caer en la desesperanza. Debemos amarnos los unos a los otros o morir, y yo elijo el amor”, pero los afines a Trump, el magnate mismo y los titulares en los medios se quedaron con lo primero. Durante toda la semana se ha publicado que el servicio secreto iba a investigar a la reina del pop por terrorismo, y ella lanzó un comunicado en sus redes sociales explicando, por si alguien no lo sabía, que desde hace 35 años lo suyo es la música y no los atentados. Finalmente, en su segunda entrevista como presidente en la Fox el pasado martes, Donald Trump sentenció: “Pensé sobre ella, bueno y sobre unas cuantas más pero sobre ella en particular, que lo que dijo es una desgracia para nuestro país”.
 
Discurso de Madonna y respuesta de Donald Trump en la Fox
En la marcha de las mujeres hubo muchos discursos en contra de Donald Trump, pero por alguna razón Madonna está siendo el objetivo de los contraataques casi en exclusiva. Es un personaje público que desde sus inicios ha acumulado tantos fans como detractores y ahora puede parecer una diana fácil porque tiene 58 años y menos poder, influencia y éxito que otras cantantes o actrices jóvenes y de moda. Días antes de las palabras de Trump, una cadena de radio de Texas anunció que las canciones de Madonna no sonarían en sus programas “de forma indefinida”. El director de la emisora declaró en un comunicado que el veto a Madonna “no era una cuestión de política, sino de patriotismo”, y que no iban a pagar royalties a una artista “con sentimientos antiamericanos”. Además, animaba a todas las emisoras a boicotear a la diva. Para colmo, el portavoz de la Cámara de Representantes Newt Gingrich dijo que Madonna “debería ser arrestada”.

ampliar fotoMadonna y Cher durante la marcha de las mujeres en Washington KEVIN MAZUR WIREIMAGE
La historia se repite para la reina del pop. En 2003 publicó el videoclip de su canción American Life, y al final del mismo unos dobles de George W. Bush y Sadam Hussein se encendían un puro y se profesaban gestos de cariño. La cantante retiró el clip unos pocos días después cuando estalló la guerra de Irak. Aseguró que lo hacía “porque ya no tenía sentido ya que creó el vídeo para concienciar de los horrores de la guerra”, y ya no había solución porque el conflicto había empezado. Siempre quedó la duda de si se retractó por miedo a sufrir el boicot que padecieron otros artistas, como el grupo country femenino The Dixie Chicks, que declararon que les avergonzaba ser del mismo Estado (Texas) que el presidente Bush y fueron vetadas por todas las radios y e incluso se llegaron a quemar discos suyos en plena calle. Al año siguiente Madonna demostró que le gusta el riesgo. Salió de gira y proyectó en las pantallas esas imágenes de Bush y Sadam, y en algunas ciudades fue abucheada.

Cyndi Lauper se sube al carro y opina sobre las palabras de Madonna
Madonna ha insistido estos días en que no apoya la violencia y que partes de su discurso fueron sacadas de contexto, ya que su discurso empezó con un rotundo “quiero comenzar una revolución de amor”. Sus explicaciones tampoco han convencido a algunas mujeres y artistas que comparten su causa. Candi Lauper ha dicho que le agradó ver a Madonna participar en la manifestación, pero que “no ayudó a la causa porque el enfado no es mejor que la claridad y la humanidad”. Lauper alabó el discurso de Scarlett Johansson, “porque compartió su historia y fue elocuente”, pero no el de Madonna “porque gritar solo provoca a la gente pero no ayuda a abrir sus mentes”.

Además de con el comunicado, Madonna podría haber reaccionado recordando que en 1991 Trump intentó seducirla en repetidas ocasiones y ella le rechazó, y después el magnate intentó junto a su publicista vender a los periódicos sensacionalistas que había sido él el que declinó las insistentes declaraciones de amor de la cantante. La respuesta de Madonna ha sido más sutil y curiosa. Hace dos días cambió la privacidad de su perfil de Instagram. Para todos aquellos que no la siguen, la cuenta aparece vacía y no se puede comentar en ella. La reina del pop ha querido bloquear a haters y seguidores de Trump que podrían descargar en ella su odio e ira. Para sus followers de siempre, Madonna compartió justo después una imagen con dos libros, y el siguiente mensaje: “Mantén la mente aguda, el corazón abierto y el alma viva.

avatar

staff

Comments are closed here.